La familia de Schumacher habló sobre la salud del piloto alemán

La familia de Schumacher habló sobre la salud del piloto alemán

El 29 de diciembre de 2013, Michael Schumacher se encontraba practicando esquí en la estación invernal francesa de Meribel, cuando intempestivamente salió de la pista y sufrió una fuerte caída que le provocó un golpe en la cabeza.
Luego del accidente se ha sabido poco con respecto al estado de salud del piloto siete veces campeón de la Fórmula 1. Su familia, encabezada por su esposa Corina, nunca ha salido a los medios de comunicación y prefirió mantener la privacidad en el lustro que ha pasado desde el trágico evento.
Las fugas de información han sido muy contadas y nunca se han conocido partes médicos. Por ello, cualquier comentario de un miembro de su familia o de un visitante destacado a Suiza, a su lujosa casa medicalizada a orillas del lago Leman, dispara las especulaciones en la prensa y las redes sociales.
Sin embargo ayer, la familia sorprendió rompiendo su silencio y por medio de un mensaje publicado en las cuentas de Instagram y Twitter de Schumacher se refieren por primera vez a la situación del piloto más laureado de la historia, y que hoy cumple cincuenta años.
“Estamos muy felices de celebrar el cumpleaños número 50 de Michael y gracias de todo corazón que podamos hacer esto juntos”, es el comienzo del texto que acompaña la foto en la que aparece Schumacher junto con su esposa.
En la publicación también se habla del lanzamiento de la aplicación de la fundación Keep Fighting. “Esta aplicación es otro hito en nuestro esfuerzo por hacerle justicia celebrando sus logros”. Además, se refieren a un museo en Colonia con el que esperan conseguir más recursos para la fundación.
“Pueden estar seguro de que él está en las mejores manos y que estamos haciendo todo lo humanamente posible para ayudarlo. Comprendan si seguimos los deseos de Michael y mantenemos un tema tan delicado como la salud, como siempre lo ha sido, en privado. Al mismo tiempo, les damos las gracias por su amistad y les deseamos un feliz y saludable año 2019”, finaliza la carta publicada en las redes sociales.
Aunque el gran campeón alemán ya no está en coma, técnicamente, según reputados neurólogos, sigue en un estado vegetativo que nadie se atreve a valorar públicamente.
Mick, de 19 años, que esquiaba con su padre aquel 29 de diciembre de 2013 en Meribel, quiere emular a su progenitor y se aproxima al sueño de correr en la F-1. Es campeón de Europa de F-3 y el próximo año correrá en la F-2.
La eventual llegada a la F-1 de Mick Schumacher, en 2020 o 2021, sería un sueño hecho realidad para una familia que lleva cinco años enfrentada a la tragedia del más ilustre de sus integrantes.

Pocas visitas en cinco años

Desde que sufrió el accidente en 2013 son muy pocas las personas que han podido visitar a Michael Schumacher en la mansión que la familia posee en Suiza. Incluso, uno de los grandes compañeros que tuvo el piloto alemán no fue autorizado a visitarlo.
El círculo intimo de Schumacher lo componen su esposa Corinna Betsch y sus hijos Gina y Mick; en tanto, la única persona autorizada por la familia para dar información es la vocera Sabine Kehm.
Algunos de los allegados que han logrado visitar al siete veces campeón del mundo son: Georg Ganswein, arzobispo alemán; Jean Todt, expresidente de la FIA y de Ferrari; Will Weber, exrepresentante del piloto; Luca Di Montezemolo, expresidente de Ferrari; Ross Brawn, exdirector técnico de Ferrari y de la escudería Mercedes; y Luca Badoer, expiloto de la Fórmula 1.
El que intentó visitar a Michael Schumacher fue el brasileño Ruben Barrichello, excompañero de equipo en Ferrari, pero su familia le negó la visita. “Traté de encontrar una manera de ir a visitarlo. Me dijeron que no nos haría bien ni a él ni a mí. Así que no tengo noticias”, señaló el brasileño.

Facebook Comments